El Universitario
Jorge no tiene brazos, pero se convirtió en ingeniero y “gamer”

Jorge no tiene brazos, pero se convirtió en ingeniero y “gamer”

Perdió los brazos a los siete años, pero no se rindió y ahora con 24 Jorge Enrique Coca Urdanivia es un ‘gamer’ e ingeniero financiero. "Ha desarrollado prácticamente todas las habilidades. No hay nada que podría envidiar de otra persona, puede nadar, puede hacer todo", señaló su madre. María Roxana Urdanivia.

A los siete años Jorge Enrique Coca Urdanivia sufrió una descarga eléctrica que le provocó gravísimas lesiones que le hicieron perder los brazos; sin embargo, pese a las dificultades, aquel niño luchó por sus objetivos y con ayuda de su familia los fue alcanzado uno a uno. Hoy, es un ‘gamer’ y se ha formado como ingeniero financiero.

Después de la descarga eléctrica, cuando los médicos recibieron a Jorge lo desahuciaron; sin embargo, ese ímpetu de luchador logró sacarlo adelante.

Le amputaron los brazos; sin embargo, ese no fue un impedimento para ese niño. Jorge le dedicaba mucho tiempo a los videojuegos y su padre, siempre estaba ahí para apoyarlo a tal punto que se convirtió en su representante cuando le ofrecían duelos.

“Un día estábamos con mi papá. Le decía que juegue por mí, pero perdía”, contó Jorge, quien por este motivo fue que se propuso uno de sus primeros desafíos.

Fue de esta manera que comenzó a utilizar sus pies para controlar los videojuegos. Al principio fue complicado; sin embargo, fue adquiriendo destreza y comenzó a vencer a sus contrincantes.

“En mi mentalidad no era que tenía una deficiencia. Además, a medida que vas creciendo vas madurando”, señaló Jorge.

Aquel niño creció, ahora tiene 24 años. Su mamá destaca que pese a las dificultades, siempre se propuso ser el mejor en todo lo que hace y le pone mucha pasión a todo lo que emprende.

«Ha desarrollado prácticamente todas las habilidades. No hay nada que podría envidiar de otra persona, puede nadar, puede hacer todo», señaló la mamá de Jorge.

Sin embargo, los videojuegos no ha sido el único desafío de Jorge pues se formó como ingeniero financiero, además es cinta negra en taekwondo, juega fútbol y hasta baila caporales.

Jorge está orgulloso de lo que ha logrado hasta el momento; sin embargo, con cada meta alcanzada se propone nuevos objetivos.

«Me encantaría en algún momento vivir de esto, lo más hermoso es hacer lo que te apasiona», señaló.

Sabe que no es sencillo; sin embargo, trabaja para alcanzar este nuevo objetivo.

«Hay personas personas pesimistas. Yo también tengo mis días malos, pero nunca me rindo», señaló Jorge. /Unitel

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.