El Universitario

La recogieron de la calle con una infección grave. Pero luego que le amputaron una pierna, nadie la quería adoptar.

La recogieron de la calle con una infección grave. Pero luego que le amputaron una pierna, nadie la quería adoptar.

Cuka es el nombre que le dieron luego de salvarla. Sobrevivió gracias al corazón de los hermanos Becerra.

A mediados de diciembre pasado, Ronald Becerra, estudiante de la carrera de Administración de Empresas de la “U” cruceña, encontró a una perrita lastimada de su patita derecha trasera, Ronald le avisó a Nathalia que había una perrita, cerca de su casa y se fueron a recogerla.

Pero se dieron cuenta que estaba muy lastimada y en su pata trasera tenía muchos gusanos que le impedían caminar. “Nos dimos cuenta que estaba lastimada, tenía gusanos y le echamos Curabichera, al día siguiente la llevamos a la veterinaria a hacerla ver y curar por qué pensamos que no era tan grave”, asegura Ronald.

“Quizás la atropellaron rozando su pata y de estar en la calle se infectó, solo sabemos que ella llegó prácticamente a morir entre los arbustos de la casa de mi vecino”, añade.

Al día siguiente, a iniciativa de Natalia, estudiante de Comercio Internacional de la Estatal, la llevaron a una veterinaria para hacerla curar, pero los derivaron a otra donde, luego de realizarle rayos X, se evidenció que el hueso no estaba roto, pero sí muy infectado.

“El veterinario nos explicó que era osteomielitis y que tenían que amputarle la pata porque seguiría avanzando. Y la internamos el 17 de diciembre, pero como estaba desnutrida y llena de garrapatas, le hicieron el tratamiento, le intervinieron quitándole una patita”, dice su protector”, explica Ronald.

Pero el problema ya no era la salud del animalito, sino la cuenta en la veterinaria, por lo que realizaron algunas campañas para recaudar algún dinero, algunas personas acudieron a dar apoyo.

Cuando Cuka estaba curándose, Natalia y Ronald decidieron darla en adopción, pero nadie la pidió. “Como le falta una patita creo que nadie la quiere; pero eso no importa, pues ya nos encariñamos con Cuka, así que nos la vamos a quedar nomás”, aseguran los hermanos Becerra.

“Un dato curioso de Cuka, es que es hermafrodita», dice Ronald, pues la perrita tiene los dos genitales, el de macho y de hembra.

Según cuanta Ronald, los veterinarios le dijeron que estos casos son raros, pero se da, le dieron la opción de quitarle el órgano masculino para dejarla sólo con el femenino; pero ellos prefieren mantenerla como está.

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.