El Universitario
Luego de 2 exámenes y una suspensión, sólo 10 estudiantes se presentaron al examen oral en Medicina.

Luego de 2 exámenes y una suspensión, sólo 10 estudiantes se presentaron al examen oral en Medicina.

Los estudiantes fueron a vicerrectorado para exigir que intervenga la autoridad; el docente pidió un consejo de carrera para exponer la situación porque considera que hubo irregularidades en los exámenes.

Según explicó a El Universitario el director de la carrera de Medicina de la Universidad Autónoma «Gabriel René Moreno», José Oropeza, el pasado viernes 14 de este mes el docente Juan Saavedra de la materia de Infectología, tomó el primer examen de segunda instancia y lo hizo por la plataforma Moodle.

El docente se puso en contacto con el director de la carrera el mismo día viernes para informarle que tiene serias sospechas de que hubo algún tipo de irregularidad, porque casi todos obtuvieron notas sobresalientes, algo que en su materia no suele ocurrir y le pareció muy raro, por lo que decidió anularlo y tomar otro al día siguiente. Hasta aquí los estudiantes aceptaron sin muchos reparos.

Sin embargo, el segundo examen de este repechaje, el docente ya no lo tomó por Moodle, sino a través del formulario de Google; sólo que esta vez les dio sólo 7 minutos, o programó de manera equivocada para 10 preguntas. Entonces los estudiantes llamaron al director de la carrera para pedirle que interponga sus buenos oficios con el docente, y el examen fue anulado, pero programándose otro para el mismo sábado al mediodía.

Mientras se aplicaba el examen que fue entendido como el tercero, a los 3 minutos de iniciarse la prueba entró un correo como si alguien hubiera terminado el examen, y es aquí donde el docente tomó una captura pantalla del correo y envió al director de la carrera. Ese primer impulso, así llamado, no tenía nombre alguno estaba como NN y tenía todas las preguntas respondidas. El director de esta carrera supone que alguien habría sacado “el patrón”.

Lo raro de este examen fue que casi todos obtuvieron una nota de entre 90 y 100. Ante esto, el catedrático decidió suspenderlo otra vez y los estudiantes se molestaron. Varios de ellos creyeron que el docente quería, como sea, aplazarlos. Los jóvenes indican que no es culpa de ellos que el docente haya repetido preguntas que estaban en los anteriores exámenes. Pero el catedrático sospecha que alguien hizo la suplantación del examen, tal vez un “matón virtual”.

Ante esta situación, y a sugerencia del director de la carrera, además ante la imposibilidad por el brote del virus, el docente accedió a tomar otro examen virtual, pero ORAL, este lunes 17 de enero. Tomando en cuenta también la premura porque justo era el último día para ingresar las notas al centro de procesamiento de datos de la DTIC.

Para este cuarto examen de segunda instancia (repechaje) el docente no quiso ni comunicarse con los estudiantes, por lo que el director se hizo cargo para coordinar la toma. Sin embargo, a esta última prueba sólo 10 de los casi 40 estudiantes se presentaron; varios de ellos se dirigieron a Vicerrectorado para reclamar que están sufriendo una injusticia por parte del docente, ya que no está contento con 3 exámenes que les tomó.

Según hace conocer el director Oropeza, el docente aún no ingresó las notas pese a estar retrasado en la fecha, pero envió una carta a la dirección para solicitar que se reúna el consejo de carrera donde expondrá la situación y dejará en sus manos la solución a este problema. El director asegura que reunir a los consejeros va a tardar por lo menos una semana, pero está intentando solucionar este problema.

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.