El Universitario
Miguel Salek dejó su país en busca de reunir dinero. Hoy es director de efectos visuales en Hollywood

Miguel Salek dejó su país en busca de reunir dinero. Hoy es director de efectos visuales en Hollywood

Director de efectos visuales en Star Wars, Avengers y Iron Man

Desde su infancia, Miguel Salek, sentía curiosidad por cómo se producían las películas. Pensaba en si era posible que Superman vuele o que los dinosaurios interactúen con los actores sin que nadie salga herido.
 
Todo esto impulsó al boliviano de Santa Cruz a soñar en que un día formaría parte de este mundo, pero las limitaciones económicas no le permitieron seguir adelante. Se dio cuenta que las computadoras y el internet eran imprescindibles para lograr todos sus objetivos. “Cuando supe que no existían los dinosaurios y que la gente no moría en las películas empecé a preguntarme ¿Cómo hacían para que eso suceda en la pantalla?, y desde entonces mi interés se dirigió a los efectos especiales”, contó.
 
Fue la película «The Day After Tomorrow» (El día después del mañana) (2004) la que lo impactó de tal modo que el mismo día que la vio se propuso perseguir una nueva meta, convertirse en un realizador de efectos visuales para películas de Hollywood. Entonces, el primer paso fue viajar a Nueva York.
 
Llegó a la casa de una tía y se empleó en trabajos temporales en restaurantes, lo que le permitió reunir el dinero suficiente para una primera computadora, muy lenta, según él, durante un año se capacitó de manera autodidacta. “Nada de fiestas ni perder el tiempo en otras diversiones. Estaba decidido a sacrificarme por lograr mi meta”, dijo.
 
El tiempo libre lo dedicaba a aprender animación en 3D y otros programas. Cuando sintió que sabía lo suficiente, hizo un demo de tres minutos de publicidad y lo empezó a mandar a distintas compañías que trabajaban en el sector. Al final de la presentación indicaba que podía trabajar gratis e incluso ofrecía inventar una forma en la que él les pagaría.
 
De esta manera empezó a realizar pequeños trabajos, pero fue a fines de 2006 que le llegó su gran oportunidad. La división de efectos especiales de la empresa Sony (Pictures Imageworks) lo llamó para incluirlo en dos proyectos paralelos: uno era “I’m a legend” (Soy Leyenda) y el otro Spiderman 3 (El Hombre Araña). Junto a 40 personas inició su trabajo en Los Ángeles. “Empezamos y fue increíble el aprendizaje” recordó.
Cuando se cumplía su tiempo en este lugar, uno de los encargados de los grupos de trabajo cometió un error que le costó su cargo y Salek se quedó en su lugar.
“Desde esa vez fui subiendo de puesto y ahora ya soy, lo que se llama, un Effects Technical Director (Director técnico de efectos)”, indicó.
 
Salek tiene una larga lista de trabajos. Se especializó en los filmes donde hay explosiones y situaciones de destrucción. En el ámbito de la publicidad, realizó diversos trabajos, pero fue Star Wars: The Old Republic -para Cartoon Network- lo que le valió un premio Emmy.
 
“Es un poco irónico, porque en esa producción hice muy poco, fuí uno de los cuatro encargados de los efectos visuales, mientras que en Iron Man 2 (El Hombre de Acero) trabajé día y noche y los reconocimientos se los llevaron los que estaban en cargos más altos, pero este negocio es así”, afirmó.
 
Actualmente trabaja en la empresa Psyop Inc., en Nueva York, donde ha fijado su residencia y también formó su hogar. Su esposa trabaja en la misma compañía.
“En realidad ella es mi jefa, la ventaja es que ahora puedo llegar más tarde al trabajo”, bromea.
 
Los apasionados de este arte, pueden ver sus trabajos en películas como “Iron Man 2” (El Hombre de Acero), “Harry Potter and the Deathly Hallows: Part 2” y “The Avengers” (Los Vengadores).
 
Existe también un lista interminable de comerciales y videos musicales que incluyen proyectos galardonados con los premios Fedex “Enchanted Forest”, Fage con “Plain”, LG con “Something’s Lurking”, AT&T con “ A Whole New World” y el classico, Psyop´s – Guinness Dot con “Alive Inside”, éste último que puede ser visto de forma permanente en el museo de artes MOMA
 
Pero en este camino, ¿cuál fue su primer logro?
“Ser aceptado en la Sociedad Internacional De Visual Effects (VES) y la Academia”, dijo a tiempo de explicar que su siguiente paso fue mejorar y demostrar lo que uno es capaz cuando se lo propone. Seis meses después ganó el Emmy 2011 en la categoría «Outstanding Efectos Visuales Especiales» por su trabajo en «Star Wars: The Old Republic», que lo convierten en un galardonado Director de Efectos Visuales, miembro activo de la Sociedad de Efectos Visuales (VES) y de la Academia
 
Y ¿qué fue lo más difícil en su carrera y cómo lo superó? Según explicó, fue tomar la decisión de abandonar la universidad, amigos, país y especialmente a su familia. “Pero como dicen, todo sacrificio tiene su beneficio», expresó.
 
Ahora, su motivación es sacar adelante a su familia, el nombre de su país y volver para ayudar a otras personas que tienen la misma inquietud.

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.