El Universitario
“Se ha visto una mejora en el uso de la modalidad virtual”

“Se ha visto una mejora en el uso de la modalidad virtual”

Estudiante narra su experiencia con las clases virtuales y contribuye al desarrollo tecnológico, académico y social de la región y del país.

La joven moreniana es presidente del capítulo estudiantil AIChE-UAGRM.

“Al principio fue un reto, ya que no estábamos acostumbrados a hacer uso de las herramientas virtuales que ahora son tan cotidianas para nosotros, como ser classroom , Moodle, zoom, Google meet, entre otras”,
Mónica Mercado Rojas es estudiante de la carrera de Ingeniería Química.

Se levanta a las 6 am, escucha un podcast y luego se alista para su clase de las 7 am por zoom. Esa es la rutina que afronta cada día Mónica Mercado Rojas, estudiante de 4to año de la carrera de Ingeniería Química de la Universidad Autónoma “Gabriel René Moreno” (UAGRM). Actualmente, la joven moreniana es presidente del capítulo estudiantil AIChEUAGRM y forma parte del equipo competidor de IGem Bolivia que participará en la competencia IGem 202. Le encanta aprender idiomas, habla inglés y está por dominar el alemán. A Mónica siempre le llamó la atención transformar las cosas y generar algún valor, en toda actividad que aporte beneficio a otras personas mediante procedimientos físicos o químicos, por lo que eligió su carrera universitaria actual.

El cambio de modalidad de educación al sistema virtual le ha cambiado la vida al igual que a miles de estudiantes que tuvieron que adaptarse a la nueva realidad y buscar aprender bajo nuevos métodos, lo cual en un principio significó algunos inconvenientes pero que ahora si bien no es 100 por ciento igual al presencial es posible avanzar en su aprendizaje y es un desafío que sortea día a día. “Al principio fue un reto, ya que no estábamos acostumbrados a hacer uso de las herramientas virtuales que ahora son tan cotidianas para nosotros, como ser Classroom , Moodle, Zoom, Google Meet, entre otras. Sin embargo, tantos los docentes como los estudiantes, hemos puesto empeño en aprender y desarrollar habilidades en el uso de ellas”, apunta Mónica. La universitaria está en condiciones de asegurar que en este último semestre virtual, tomando como referencia el primero, se ha visto la mejora en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

“No obstante, se sigue extrañando las clases presenciales”, añora. Uno de los aspectos más relevantes del cambio en la modalidad virtual es que antes su casa era un ambiente para relajarse y hacer tareas, ahora sin embargo es un lugar para pasar clases, poner atención y concentrarse más. Así también, es un espacio para la interacción con los compañeros de clase, para compartir comentarios, dudas, entre otros, aunque es más limitado. El Universitario conversó con la estudiante destacada y le consultó como eran sus clases antes de la pandemia y en la actualidad. “Antes de la pandemia en las clases se tenía la interacción humana, docentes estudiantes y entre los mismos alumnos. Si bien varios profesores nos dan la posibilidad de realizar preguntas en las clases, no es lo mismo”, contestó. De igual manera añadió que “las partes prácticas en laboratorio se han visto reducidas casi en su totalidad y eso es esencial para complementar la parte teórica que se lleva”. A continuación, el resto de la conversación con Mónica.

Se añora el aprendizaje en los laboratorios

¿Cuál fue su mejor docente?

Sin duda Mario Zeballos, porque fue mi primer profesor en el primer semestre en la “U” con la materia de Cálculo 1. Cuando entras a la Universidad lo primero que te dicen es que esa materia es la más difícil, pero él la explicaba de una manera que te hacía querer aprender cálculo. Incluso, si no entendíamos lo aprendido en la semana, pasaba clases extra los sábados en la mañana para reforzar esas dudas porque quería que aprendamos, y nos motivaba todas las clases a seguir aprendiendo y superándonos a nosotros mismos.

¿Qué planes para los próximos cinco años?

Espero poder estar ejerciendo mi profesión, ganando experiencia en ella para poder desempeñar bien esas funciones y de esa manera contribuir al desarrollo de la región y el país. Así también, poder realizar una maestría de especialización e ir complementándola de manera íntegra lo teórico y lo práctico.

¿Y en 10 años?

Me veo como una persona y profesional capacitada que contribuye al desarrollo tecnológico, académico y social de la región y del país.

¿Qué le falta a la UAGRM para ser una excelente academia y competir a nivel internacional?

Diría que la experiencia en laboratorios sea más especializada e individual. En la Universidad realizamos experiencias en laboratorio, pero muchas veces las mismas se ven reducidas a unas cuantas.

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *