El Universitario
Clases semipresenciales, la sugerencia del BID para las universidades

Clases semipresenciales, la sugerencia del BID para las universidades

Este organismo presentó un informe, en el que identificó las limitaciones de la educación virtual y la importancia de avanzar hacia un retorno de los estudiantes a las aulas.

Educación en tiempos de pandemia.

Distintos expertos señalan que el Covid-19 llegó para quedarse, por lo que habrá que aprender a convivir con el virus, aplicando las mejores prácticas de bioseguridad en todas las actividades que desarrollan los seres humanos.

La educación no es ajena a esta situación y, por ello, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) pre- sentó un reciente informe denominado: ‘Educación a distancia, semipresencial o presencial ¿Qué dice la evidencia?’, en el que se analiza cuáles son los desafíos del proceso de enseñanza y aprendizaje de las clases virtuales y hacia dónde debe avanzar la educación superior.

En este documento, el BID señala que mientras sea necesario mantener la distancia social por la pandemia, las clases semipresenciales son las más recomendadas para las  universidades las cuales, según distintos estudios realizados en Estados Unidos, ofrecen mayores niveles de aprendizaje comparado con las clases a distancia.

Además, la modalidad semi- presencial obtiene niveles de aprovechamiento similares a las clases presenciales, las cuales están vetadas en muchos países por la  amenaza del coronavirus. “A nivel terciario, la educación presencial y la educación semipresencial parecen conseguir niveles similares de aprendizaje, lo que abre la posibilidad al uso de modalidades semipresenciales mientras sea necesario mantener distancia social”, explica el documento.

DESAFÍOS

Sin embargo, para el caso de Latinoamérica y el Caribe, región que registra altas tasas de desigualdad y pobreza, la falta de acceso a un internet de buena calidad, dispositivos electrónicos y una adecuada formación en el campo digital, todavía son desafíos a superaren la modalidad semipresencial, en la cual la tecnología continúa siendo parte fundamental para acceder al proceso de enseñanza y aprendizaje.

“Una de las principales desventajas de la educación a distancia y de la educación semipresencial mediadas de los universitarios en habilidades digitales y socioemocionales y apoyo a los  “menos tajados académicamente”.

El informe reconoce que todas estas recomendaciones encarecen la educación semipresencial y a distancia, sin embargo, si los requerimientos de distancia social e incluso cuarentenas rígidas se prolongan por mucho tiempo, será necesario invertir en todas estas áreas y diseñar sistemas educativos híbridos y efectivos.

DISTRACCIONES

Otra dificultad particular de la educación a distancia analizado por el informe del BID, es la mayor probabilidad de distraerse, dada la facilidad de acceso a otras
aplicaciones o páginas de internet, junto con la falta de control de un docente presencial.

“Las distracciones podrían limitarse usando algún mecanismo que limite la conectividad a internet durante el curso, lo que podría aumentar los niveles de aprendizaje o con otras intervenciones comportamentales”, sugiere el  documento.

La falta de acceso a dispositivos e internet de buena calidad aumentan las brechas de aprendizaje entre los estudiantes universitarios.

DISTRACCIONES

Los estudiantes suelen distraerse con mayor facilidad en las clases virtuales por la falta de presencia física de un profesor.

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.