El Universitario

¿Hasta dónde llega el amor de una madre? cuidó a sus hijos con coronavirus, se contagió y murió.

¿Hasta dónde llega el amor de una madre? cuidó a sus hijos con coronavirus, se contagió y murió.

La historia de una mujer de 66 años que protegió a sus dos hijos hasta su propia muerte.

Una madre muy querida murió mientras dormía en su casa después de desarrollar síntomas de coronavirus ​, y hoy su hijo más joven James de sólo 23 años está luchando por su vida en el hospital después de haberse contagiado.

Linda Tauppen de Manchester Inglaterra fue encontrada sin vida por su hijo mayor Rob de 28 años el sábado pasado.

La mujer de 66 años había estado cuidando a su hijo Rob, quien contrajo coronavirus después de regresar de Cracovia a principios de mes.

El hijo menor de Linda, James, de 23 años, fue internado en el hospital con coronavirus el domingo, donde todavía está luchando contra el virus.

Linda comenzó a quejarse de dolores en el pecho el 23 de marzo y sus síntomas aumentaron a dolor en sus senos, lo que la obligó a permanecer en cama todo el día el jueves y el viernes siguientes.

Su hijo, el ingeniero de software Rob, llamó a la emergencia. Pero Linda, una antigua maestra y enfermera, se negó a hablar con ellos y dijo que solo quería dormir.

Trágicamente, fue a verla a la mañana siguiente y descubrió que ella había fallecido.

Rob, de 28 años, dijo: «Estaba en pánico, ella estaba acostada allí y grité ‘mamá, mamá ‘, pero ella no respondió», le contó al diario británico Daily Mail. «Es devastador, perdimos a nuestro padre en 2008, así que ahora estamos bastante solos».

«Era una mujer amable y amorosa que nos adoraba a mí y a James y que habría hecho cualquier cosa por nosotros. Ella siempre solía decir que nosotros somos sus vidas. Haría cualquier cosa por cualquiera». Rob reveló que su madre había tenido asma antes de morir.

Él dijo: ‘»Esto es serio. Esto no es una broma, esto podría pasarle a cualquiera. Todos estaban bien cuando regresé del viaje, pero luego me enfermé. Mi mamá me cuidó y se puso un paño para tapar la boca. Evidentemente no funcionó».

En el pico de su enfermedad, Rob describió sentirse tan agotado por el coronavirus que casi se desmaya al caminar desde su cama hasta la puerta de su habitación. «La tos es muy mala, cuando estás tosiendo sentís que no puedes parar. Te duele el cuerpo e incluso las tareas más fáciles, como ir al baño, es una de las cosas más difíciles que puedes hacer».

«Llegué al punto en que estaba realmente deshidratado y no pude comer durante una semana. Y como no estaba comiendo, cuando me puse de pie sentí que me iba a desmayar».

Con noticias de Clarin de Argentina.

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.