El Universitario
La política del patriarcado en la “U”

La política del patriarcado en la “U”

Es una indignación todo el acontecimiento “político” que lleva la UAGRM hasta ahora, desde el actuar de docentes, candidatos y estudiantes perdidos en la situación crítica que nos encontramos con la poca accesibilidad a un estudio académico digno y científico que determinan una pérdida de horizonte para las trasformaciones sociales, económicas y políticas en la sociedad.

Es una indignación todo el acontecimiento “político” que lleva la UAGRM hasta ahora, desde el actuar de docentes, candidatos y estudiantes perdidos en la situación crítica que nos encontramos con la poca accesibilidad a un estudio académico digno y científico que determinan una pérdida de horizonte para las trasformaciones sociales, económicas y políticas en la sociedad.

La estructura universitaria continua con una reproducción de la violencia, los casos de acoso sexual, ocurren todos los años y todas/es/os tenemos conocimiento de alguno, pero en momentos de campaña política es funcional al patriarcado, capitalizar aquello en contra de un “docente” que no está la línea política del otro y no realizar acción alguna contra el caso, porque no existe un compromiso político de nadie, para que la universidad sea un espacio seguro de estudio para las compañeras y no encubra los casos de acoso sexual de docentes a estudiantes a nombre de la “autonomía”.

Así mismo, en este tiempo de disputa política populista y machista, sucedió un caso de abuso sexual hacia un compañero, que concierne a todas/os para ubicarnos en que contexto estamos, pero la búsqueda de justicia ha sido invisibilizada porque hay una “capitalización” del abuso, contra la plancha política de donde es militante el abusador, es en definitiva alarmante y así es como el patriarcado instrumentaliza las violencias para escrachar, sabotear al otro, más no cuestionar el problema y sancionarlo.

Además, estudiantes justificando estos actos de violencia, considerablemente inconscientes de la realidad, sesgados con la necro-política, salvando una beca universitaria, un trabajo o la silla de poder que es legítimo que luchen por esos cupos, pero no a costas de las injusticias y el abuso.

Si “los lobos UAGRM” tienen un abusador y “fuerza U” un acosador, diferencia alguna no hay, ambas son patriarcales y parte del problema estructural.

Las convocatorias universitarias no tienen creatividad alguna, son la miseria política donde se encuentran disputando el poder, no existen diferencias entre las planchas políticas, no hay ideología, no hay política, menos la capacidad de asumir una responsabilidad critica que cuestione las bases patriarcales, machistas y sexistas en el campo universitario.

Por eso es urgente repensar la “representación” universitaria, que docentes y estudiantes inicien a cuestionar sus prácticas machistas, sexistas y no sean parte del problema cotidiano de la violencia, las cifras alarmantes de violencia contra las mujeres y el abuso sexual en Bolivia. Mientras un espacio académico no tenga la capacidad de proponer alternativas contra la necro-política, el ejercicio de poder y la violencia en todas sus formas, solo estamos hablando de un espacio que produce sujetos incapaces para los cambios estructurales.

Denilson Montaño Segovia
Activista feminista – estudiante de Trabajo Social
UAGRM.

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *