El Universitario
Lalito, el niño que recibió 14 puñaladas por su madre

Lalito, el niño que recibió 14 puñaladas por su madre

Apuñalado 14 veces por su padrastro, trató de impedir que golpearan a su mamá, Alejandra Shaw. Tras dos años de espera, el agresor, Edson España, fue sentenciado a 30 años de cárcel y la justicia determinó una indemnización simbólica en memoria de Lalito, para que un parque, un colegio o una calle, lleven su nombre como defensor de las mujeres y de la vida.

Por lo general, el momento de la unión de una pareja tiene como fin el vivir felices para siempre, promesa que, en muchos casos, se hace frente a la familia de los novios, demostrando con ello un compromiso para toda la vida. La llegada de los hijos es un acontecimiento que cambia la vida de la pareja, pues dejan de ser par, para brindar amor a un nuevo miembro.

La familia es el núcleo de toda sociedad, pues en ella debe comenzar la educación de los niños en cada aspecto de su vida, para que estén listos al enfrentar la realidad vivida en cada comunidad, ciudad o país, con valores que se imparten desde los padres, aunque en muchos casos, estos quedan cegados.

Es la historia de Oscar Eduardo, mejor conocido como Lalito, de 10 años, quien quería ser policía, porque tenía el sueño de defender todas las injusticias cometidas contra los niños, y aprehender a los villanos, sueño que se vio frustrado a manos de su padrastro, quien lo mató sin piedad, por tratar de defender a su madre.

El día del trágico hecho

Era 4 de marzo de 2017 en la zona Alto Tacagua de La Paz, cuando Edson Nilo España Alcocer golpeó brutalmente a su pareja Alejandra de 35 años, apuñalándola 16 veces hasta matarla, como también lo hizo con su hijo Lalito, que, tratando de defender a su madre, fue arrojado contra la pared, golpeado y apuñalado 14 veces.

El ahora autor confeso ya tenía antecedentes de violencia contra Alejandra desde el año 2013, aunque en ese entonces, ella había dejado pasar el incidente, y no fue hasta 2016, cuando el agresor arremetió nuevamente contra la víctima, sin embargo, la #Felcv “desestimó el caso como intento de feminicidio, y lo tipificó como violencia doméstica”, según cuenta su hermana, Michelle Shaw.

Desde ese momento, Alejandra decidió separarse y se fue a vivir a otro lugar, lejos de su agresor, pero éste insistía en volver, “la buscaba, le mostraba certificados de trabajo, le decía que iba a cambiar, que iba a recibir terapias y que tenían un bebé en común”, cuenta Michelle.

“El agresor, un año antes, le partió la cabeza con una botella a Alejandra, tenía 18 puntos en la cabeza”, relata la abogada Paola Barriga.

El día del trágico hecho, Edson dio con el paradero del domicilio de Alejandra y le suplicó que pudieran festejar el cumpleaños de su hijo, por lo que decidió dejar ingresar al hombre, sin pensar que él acabaría con su vida.

“Lalito se convierte en un héroe, seguramente gracias a su apoyo, cuántas cosas habrá evitado, un niño con un futuro por delante, con ganas de vivir. Él quería ser policía para evitar todas las injusticias”, indica la abogada Paola Barriga.

Lalito merece un homenaje

La Fiscalía sentenció a 30 años de cárcel sin derecho a indulto a Edson Nilo España Alcócer, por el delito de Feminicidio de Alejandra S.C. y el #Infanticidio de Lalito, hijo de la víctima de diez años.

“Se ha dictado una sentencia condenatoria contra Edson, quien ha perpetrado un doble crimen, un infanticidio y un femicidio, no ha tenido un mínimo de compasión contra las víctimas (…), les ha perforado un montón de puñaladas”, informa la abogada Barriga.

Además, Gladis Alcócer Sajama, madre de Edson, también fue sentenciada a 15 años de presidio, después de encubrir al autor del crimen en la ciudad de Oruro. El juez José Luis Quiroga, del tribunal de sentencia primero anticorrupción y lucha de violencia contra la mujer, determinó que la familia reciba una indemnización económica para los tres huérfanos que dejó Alejandra, y una simbólica en memoria de Lalito, defensor de las mujeres.

Lamentablemente, la mamá de Edson apeló la decisión del juez, y pide una sentencia contra ella, de solo dos años, por lo que el resarcimiento aún no puede ser efectivo, y la memoria de Lalito no es honrada como se merece.

Esta apelación ha dilatado el proceso, por lo que la familia de Lalito y Alejandra espera que el Estado admita el caso y dicte una sentencia ejecutoriada contra la madre, por encubrir a su hijo infanticida y feminicida, y de esa manera puedan recurrir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para que Lalito tenga finalmente un homenaje póstumo.

Por: Gustavo Gandarillas / Go Comunication Bolivia

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.