El Universitario
Agencia espacial japonesa afirma que es “muy fácil” producir agua en la Luna; así lo harán

Agencia espacial japonesa afirma que es “muy fácil” producir agua en la Luna; así lo harán

En los últimos meses, las investigaciones de nuestro satélite han revelado la existencia de agua en su superficie.

Nuestro satélite es el centro de muchas de las investigaciones astronómicas actuales, y un nuevo estudio revela que el agua, indispensable para la vida, se podrían generar en la Luna de forma “muy fácil” y con una simple reacción química. Es la conclusión de simulaciones realizadas en laboratorio por un equipo de investigación dirigido por Yusuke Nakauchi (JAXA), la agencia espacial japonesa.

En los últimos años, los datos de observación de los exploradores lunares han informado de la existencia de ‘agua de la Luna’, lo que ha llevado a una discusión sobre la posibilidad de que se estén produciendo moléculas de OH o H2O en la irradiación de la superficie de la Luna por el viento solar. Si bien se ha denominado colectivamente “agua de luna”, no estaba claro si se estaba detectando la presencia de grupos OH o H2O. Se han realizado previamente experimentos para simular la irradiación de la superficie lunar por el viento solar y se informó que se puede generar H2O a través de un impacto de micrometeoroide después de la irradiación con iones de hidrógeno, informa JAXA en un comunicado.

La NASA confirma que en la Luna hay más agua de la que se creía

Agua podría generarse de forma muy simple en la Luna

En estos nuevos experimentos se encontró que la irradiación de iones de hidrógeno por sí sola puede ser suficiente para generar H2O. Estos resultados muestran que el H2O se puede generar en una reacción muy simple en la Luna y en la capa superficial de pequeños cuerpos que están directamente expuestos a los iones de hidrógeno del viento solar.

En este estudio, se simuló la superficie del cuerpo celeste utilizando una muestra en polvo de mineral de silicato hidratado (serpentina y saponita) que se encuentra en condritas carbonáceas. El experimento se realizó en colaboración con el Centro de Investigación de Energía Wakasa Wan, utilizando el dispositivo de implementación de la fuente de iones de microondas del centro de investigación y el Espectrómetro de Infrarrojos por Transformada de Fourier (FTIR).

Fuente: Milenio

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *