El Universitario
Conquista del espacio. Científicos descubrieron qué hay en la superficie de Ryugu y Bennu, los dos asteroides más antiguos del Sistema Solar

Conquista del espacio. Científicos descubrieron qué hay en la superficie de Ryugu y Bennu, los dos asteroides más antiguos del Sistema Solar

Ambos son el resultado de colisiones de objetos más grandes y objeto de estudio de distintas misiones.

Desde hace tiempo, Ryugu y Bennu son el principal objetivo de varias misiones espaciales para su estudio y regreso a la Tierra con muestras.

Dos ejemplos ayudan a pintar el panorama: la misión japonesa Hayabusa tiene previsto volver el próximo 6 de diciembre, mientras la estadounidense Osiris-Rex retornará dentro de tres años.

Por lo pronto, científicos dieron un paso más en sus investigaciones: descubrieron que Ryugu y Bennu albergan en su superficie material brillante de origen exógeno, posiblemente por su impacto con otros objetos, según dos estudios publicados en Nature Astronomy.

El asteroide Bennu. Foto: DPA

 

El asteroide Bennu. Foto: DPA

Los estudios, en los que participaron el Instituto Astrofísico de Canarias (IAC-España), señalan la existencia de rocas «extremadamente brillantes» en ambos asteroides, en contraste con el terreno oscuro de los alrededores.

La nave espacial OSIRIS-REx de la NASA ya nevega en órbita alrededor del asteroide Bennu. Foto: DPA

 

La nave espacial OSIRIS-REx de la NASA ya nevega en órbita alrededor del asteroide Bennu. Foto: DPA

Ryugu -nombre de un palacio mágico submarino del folclore nipón- tiene unos 900 metros de diámetro y una forma ligeramente cúbica, mientras Bennu cuenta con unos 500 metros de diámetro, y ambos son asteroides oscuros y carbonáceos.

Primeros hallazgos de este tipo

Estos son los primeros descubrimientos de material exógeno en asteroides como Ryugu o Bennu, considerados «pilas de escombros», que son el resultado de colisiones de objetos parentales más grandes y de la posterior reacumulación de esos fragmentos más pequeños por el efecto de la gravedad.

La superficie del asteroide Ryugu. Foto: EFE

 

La superficie del asteroide Ryugu. Foto: EFE

Esto implica que los materiales del cuerpo originario y el asteroide que impacta pueden mezclarse durante el proceso que da lugar a los asteroides de tipo «pila de escombros».

En el caso de Ryugu, el equipo encabezado por Eri Tatsumi del IAC analizó los colores de 21 rocas brillantes mayores de diez centímetros y las calificaron entre carbonáceas y rocosas.

Ryugu tiene unos 900 metros de diámetro. Foto: AP

 

Ryugu tiene unos 900 metros de diámetro. Foto: AP

Seis de las rocosas «eran significativamente brillantes y presentaban un espectro similar al que vemos para las condritas ordinarias», explicó la científica en un comunicado del IAC.

El origen de estos asteroides

En la zona más cercana al Sol del cinturón principal de asteroides existe una familia de estos objetos, el complejo Nysa-Polana-Eulalia, compuesto por una mezcla de objetos carbonáceos y rocosos.

Ryugu posiblemente se originó en la familia Polana, donde es probable que hubiese impactos entre asteroides de ambos tipos, lo que explicaría la presencia de material brillante en la superficie de Ryugu.

En el caso de Bennu, las imágenes revelaron seis rocas «muy brillantes», con tamaños entre 1,5 y 4,3 metros, que, según el análisis, tienen un espectro similar al de los piroxenos, y al que se observa en la superficie de Vesta y los vestoides, asteroides más pequeños que son fragmentos originados por colisiones en la superficie de Vesta.

Clarín.

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.