El Universitario
Mientras la «U» no podía pagar sueldos, consejeros (ICU) churrasqueaban con dinero de la institución

Mientras la «U» no podía pagar sueldos, consejeros (ICU) churrasqueaban con dinero de la institución

El año pasado, en 3 semanas la Universidad pagó Bs 22.960 por refrigerios y confraternizaciones. Tomando en cuenta que no todos los delegados ICU acudían a los churrascos, uno de ellos explicó a El Universitario que los servicios de empanadas, refrescos y cafés son los que hay normalmente en cada sesión; pero cree que los bufetes, churrascos y parrilladas, a donde normalmente acudían los consejeros, creía que eran invitados por el Rector, con dinero de su bolsillo.

En momentos de una latente crisis económica de la Universidad Autónoma, «Gabriel René Moreno», el anterior Rector, Saúl Rosas, se esmeraba en hacer entender que era sólo por el azote del virus y corría mes a mes a la Sede de Gobierno para negociar unos millones más a fin de pagar sueldos y salarios. Tomando en cuenta además, que por el momento electoral, en que se tenía que esconder los latentes problemas económicos, había que mantener bien atendidos a quienes garantizaban desde el poder legislativo, la estabilidad de su Rectorado ya prorrogado por los mismos que debían fiscalizar su gestión.

Así es que, de acuerdo a descargos de la persona encargada de los refrigerios para las sesiones ICU, a los consejeros universitarios se los atendía con churrascos, parriladas, cajas chinas y bufetes típicos aparte de la merienda normal que se consumía en cada sesión. Los descargos en cuestión corresponden desde el 21 de mayo al 15 de junio del año pasado.

El Rector Vicente Cuéllar, en el programa Semana Universitaria del periódico El Universitario, expresó su preocupación por esta situación, aseguró además que él no hará lo mismo. “Yo no voy a dar de comer, ni sobornar a los dirigentes, ellos deben hacer su trabajo, no me preocupa que nos fiscalicen, es más, deben hacerlo”, expresó.

Cuando el nuevo director financiero de la academia estatal pidió que todas las personas que estaban retrasadas debían hacer su descargo, pues resulta que una de las personas que lo hizo entregó, tardíamente claro, facturas por churrascos que habrían servido en un restaurant de la ciudad a los 80 delegados ICU en fecha 21 de mayo del pasado año, por un monto de Bs 3.600, salido a Bs 45 cada plato.

Otra factura, de fecha 25 de mayo por un monto de Bs 2.100 para 60 delegados ICU, por el servicio de buffet típico.

También en fecha 27 del mismo mes, 60 delegados ICU se sirvieron comida a la caja china por un monto de Bs 2.700.

El 2 de junio se les ofreció dos parrilladas por Bs 3.500 cada una, a un precio de Bs 50 para cada uno de los 70 consejeros.

Es así que al recibir un descargo se pudo evidenciar que, desde el 21 de mayo hasta el 15 de junio, sólo la comida de los consejeros universitarios le costó a la Universidad Bs 22.960. Sin contar que cuando las sesiones son en provincia cada consejero recibe un estipendio que debería servirle para su comida y su hotel que está por encima de los Bs 200 por día; haciendo un promedio de Bs 7.650 por cada sesión, tomando en cuenta que podrían sesionar una vez por semana. Las facturas en cuestión, son sólo las correspondientes a un fondo en avance que pidió la persona encargada de refrigerio monto que dispuso en 3 semanas.

Al respecto, el Director Financiero de la UAGRM, Óscar Nogales, indicó a este medio que al recibir esos descargos lo envió para que siga de acuerdo a normas, por el conducto regular ya que es un descargo legal; aunque Nogales aceptó que cualquier descargo tiene su fecha perentoria que son entre dos o tres semanas después del gasto; pero como estos son fondos en avance se reciben, y si no están conforme a reglamento se devuelven al deudor y se notifica el inicio de descuento de sueldo.

Tomando en cuenta que no todos los delegados ICU acudían a los churrascos, uno de ellos explicó a El Universitario que los servicios de empanadas, refrescos y cafés son los que hay normalmente en cada sesión; pero cree que los bufetes, churrascos y parrilladas, a donde normalmente acudían los consejeros, creía que eran invitados por el Rector, con dinero de su bolsillo.

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.