El Universitario
Universidad deja sin sanción a exfuncionario acusado de malversar Bs. 4,4 millones

Universidad deja sin sanción a exfuncionario acusado de malversar Bs. 4,4 millones

Pese a que el Tribunal de Justicia Universitaria determinó hace un mes que Marcos Oscar Flores, exgerente general de Inegas, es responsable de vulnerar las normativas de la ‘Gabriel’ solo se confirmó la remoción de su cargo, la cual ya había sido ejecutada en noviembre del 2017. El Departamento Legal de la UAGRM no da explicaciones del caso.

De manera sorprendente, la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM) dejó sin sanción relevante al extitular del Inegas, Marcos Oscar Flores, a quien se le acusó de actos ilegales en la administración de esta institución académica, generando un presunto daño económico de Bs. 4.448.785.

Según la Resolución Administrativa 02/2021 de la Sala Segunda del Tribunal de Justicia Universitaria de Primera Instancia (TPI), emitida el pasado 12 de abril, se “resuelve declarar probada la denuncia por la comisión de faltas administrativas por acciones u omisiones que contraviene el ordenamiento jurídico administrativo y las normas que regulan la conducta funcionaria…en contra del Lic. Marcos Oscar Flores Flores en su calidad de ex Gerente General del Inegas”.

Sin embargo, en la parte de las sanciones la resolución solo se limita a confirmar la destitución de Flores al mando del Inegas, situación que ya se efectuó en noviembre del 2017.

Tomando en cuenta que Flores es también docente universitario, el Reglamento de Justicia Universitaria establece que se pueden aplicar otro tipo de sanciones administrativas que van desde la multa de hasta el 20% del sueldo, hasta el retiro definitivo de la universidad.

Cabe señalar que este caso fue denunciado por la misma universidad, a través de sus representantes legales Freddy Pérez Chavarría, Gabriel Salvador Atila y José Enrique Parada Salazar.

Este equipo legal presentó la denuncia contra Flores, el pasado 9 de enero del 2018 ante el Tribunal de Justicia Universitaria, en la cual se le acusaba de abuso de autoridad y manejo irregular de recursos entre octubre de 2016 y noviembre del 2017, generando “un grave daño económico al patrimonio de Inegas y por ende al Estado”, por un monto que asciende a Bs. 4.448.785.

El 16 de diciembre del 2020, la justicia universitaria determinó que la denuncia presentada contra Flores era probada y, por ello, se confirmaba la remoción de su cargo en el Inegas y el impedimento para ser elegido en cualquier otro puesto administrativo de manera indefinida, además que se enviaría esta resolución a la Contraloría General del Estado y el Ministerio Público para que se investigue cualquier delito penal.

Frontis del Inegas

Sin embargo, en fecha 4 de febrero del 2021, el extitular de Inegas presentó un recurso revocatorio contra esta determinación por considerar que no es competencia del Tribunal de Justicia Universitaria el envío de resoluciones a la Contraloría y al Ministerio Público, ni coartar la posibilidad de participar en actividades políticas o para ser designado como autoridad en otro cargo administrativo de la universidad.

Por ello, el 24 de marzo de 2021 la Sala Primera del Tribunal Superior y de Apelaciones determinó anular la resolución dictada en diciembre y pide emitir una nueva, cumpliendo los cánones establecido en el Reglamento de Justicia Universitaria.

Es de esta manera que finalmente se llegó a la Resolución Administrativa 02/2021, la misma que solamente confirma la remoción del cargo de Flores en el Inegas y se deja en manos del rectorado la posibilidad de presentar informes a la Contraloría o denuncias al Ministerio Público.

 

 

Departamento Legal no apeló

Los denunciantes de este caso conformados por el Departamento Legal de la UAGRM tenían la posibilidad de apelar esta resolución para exigir una sanción diferente, sin embargo, no lo hicieron.

El Universitario intentó hablar con el jefe del Departamento Legal de la universidad, Gabriel Salvador Atila, pero desde su oficina señalaron que él no iba a dar declaraciones sobre este caso.

Gabriel Salvador Atila, jefe del Departamento Legal de la UAGRM

Esto genera una gran interrogante, ya que en la denuncia que la universidad presentó en enero del 2018 se exigía la pena máxima para Flores, que en términos de la justicia universitaria eso significa la expulsión definitiva de sus actividades como administrativo y docente.

“La universidad era la interesada para que se dé una buena sanción al señor Flores, pero ellos no apelaron ninguna de las dos resoluciones que el Tribunal emitió”, informó Miguel Rojas, vocal docente del Tribunal de Primera Instancia, quién no estuvo de acuerdo con las resoluciones que emitió este organismo y firmó como disidente.

En ambas resoluciones, Rojas pidió que Flores reciba una suspensión de un año de su cargo como docente, sin goce de haberes.

Sin embargo, los otros dos vocales pertenecientes al estamento estudiantil, Álvaro Guibarra, y del sector administrativo, Liliana Pedriel, votaron a favor de solo confirmar la destitución de Flores del Inegas.

Rojas indicó que la resolución de este tribunal no iba a posibilitar la devolución del dinero, ya que de eso debe encargarse la Contraloría, pero sí iba a propiciar “un escarmiento” para Flores lo que, a su criterio, no ocurrió.

“Nosotros esperábamos que la universidad apele, pero lamentablemente no podemos hacer nada más de lo que está acá escrito”, puntualizó el vocal docente.

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.