El Universitario
Crean tarjetas personales digitales para evitar contagios en pandemia

Crean tarjetas personales digitales para evitar contagios en pandemia

Contienen aún más datos que las convencionales, como vínculos a redes sociales e, incluso, ubicación en tiempo real. Fueron innovadas por un cochabambino.

Las tarjetas personales pueden ser un potencial foco de contagio de COVID-19. Pero, el cochabambino Juan Amaya, gerente del Grupo Amaya, ideó una solución para que ese material con alto valor informativo sobre una persona o empresa prevalezca a pesar de la pandemia: lo digitalizó y le añadió un plus tecnológico.

Una tarjeta personal convencional, generalmente, es intercambiada entre personas para generar oportunidades de negocio. Al ir de mano en mano, durante esta época de virus, implica exposición a esa enfermedad, pero no se puede interrumpir su distribución. Por esa razón se creó la versión digital.

Esta idea forjada por un cochabambino surgió cuando, en medio de una consultoría, él vio la necesidad de “cómo hacer que los clientes, en tiempo de pandemia, se transporten a las entidades financieras”.

Añadió que “el grave error” de los clientes de ese segmento es que no pueden memorizar el contacto del funcionario del área de créditos o de plataforma; otros no tienen acceso a WhatsApp; y también están aquellos que anotan los números en un papel, pero terminan perdiéndolo.

En respuesta a estas dificultades que ocurren en casi todos los rubros, Juan vinculó todas las referencias de una persona o empresa a una “bonita tarjeta de presentación digital” que, si bien está sintetizada en un simple link que puede ser enviado a través de un mensaje de WhatsApp, incluye abundante información.

“Usted guarda su tarjeta digital en ‘Destacados’ de WhatsApp y de ahí la reenvía a sus contactos”.

DETALLES

Los que se mandan a hacer este material digital para repartirlo entre sus clientes, ofrecen algo más que su número de celular, también proporcionan su WhatsApp, Facebook y otras redes sociales para que a ellos les sea fácil ubicarlos, haciendo un simple click.

Lo más interesante es que la tarjeta personal digital también puede incorporar un catálogo virtual de los productos y servicios ofrecidos.

Y, un plus adicional, es la ubicación en tiempo real. El vendedor y el cliente presionan el GPS y pueden saber a qué distancia están uno del otro. Esto es importante al momento de crear citas de negocios. “Todo lo tienes en una sola tarjeta”.

“La intención es que el comprador tenga todos esos datos sin grabarlos en su dispositivo móvil”, explicó Juan.

DETALLES

Juan demora hasta 24 horas en crear una tarjeta digital de este tipo. Los interesados solo deben proporcionarle sus contactos referenciales para vincularlos a la tarjeta; “no son necesarias las claves”.

Fuente: Opinión

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.