El Universitario
Ingresos de la ‘U’ continuarán cayendo y sugieren buscar alternativas

Ingresos de la ‘U’ continuarán cayendo y sugieren buscar alternativas

El presupuesto de la ‘Gabriel’ depende en alrededor de un 40% de lo que genera la industria de los hidrocarburos. La caída en los precios internacionales del petróleo y una menor producción de gas en el país hicieron que mermen los recursos que recibe la universidad desde el año 2015 y, según expertos, esta situación empeorará en los siguientes años.

Poco a poco la industria de los hidrocarburos va perdiendo protagonismo en Bolivia. Los grandes ingresos que se generaban por las exportaciones de gas son cada vez menores.

De hecho, el ministro de Hidrocarburos, Franklin Molina, admitió a finales de mayo en el Senado que las reservas de gas no han crecido en los últimos años y que es necesario modificar la Ley de Hidrocarburos, para atraer inversiones de empresas petroleras.

Sin embargo, hasta que ello ocurra y se ejecute un plan agresivo de búsqueda de nuevas reservas, pueden pasar varios años y expertos advierten que, mientras tanto, los ingresos por la venta de gas continuarán bajando aún más, afectando a instituciones que dependen de estos ingresos como la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM).

Para Gary Rodríguez, gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), el futuro de la industria de los hidrocarburos es “incierto”, ya que los megacampos gasíferos que tantos ingresos generaron en los últimos 15 años, hoy están en declive y la actividad exploratoria de nuevas reservas es mínima.

Ante este contexto, Rodríguez prevé que a mediano plazo los ingresos de las entidades autónomas, entre ellos la ‘Gabriel’, caerán aún más de lo que ya venían disminuyendo en los últimos años.

“La complicación es que la inversión en este sector es intensiva en capital y, por lo tanto, costosa y el desarrollo de nuevos campos lleva mucho tiempo”, añadió.

Por su parte, Rubén Arias, economista y docente de la UAGRM, advierte que, si el Gobierno Nacional no realiza las inversiones pertinentes para buscar nuevas reservas de hidrocarburos, en el 2027 el país se vería obligado a incluso importar gas de países vecinos, tomando en cuenta que la demanda interna por este energético crece cada vez más.

Esto provocaría que los ingresos que recibe la UAGRM por IDH y coparticipación tributaria se reduzcan de manera dramática. “Hay pronósticos que hablan de una caída del 30 a 40 por ciento de los ingresos de la universidad para los próximos años”, afirmó Arias.

El economista también calculó que del 100% de los ingresos que recibe la universidad actualmente, un 40% proviene de los recursos que genera la industria de los hidrocarburos.

Nuevos ingresos

Los expertos consultados por El Universitario coinciden en que la universidad debe alistarse para una nueva caída en sus ingresos y que debe buscar otras alternativas sostenibles para suplir esta merma.

El gerente general del IBCE señaló que la universidad debe ejercer su autonomía también para el ámbito financiero y no depender de ingresos tan impredecibles como son la industria de los hidrocarburos.

Por ello, planteó que la ‘Gabriel’ tenga un mayor acercamiento a la sociedad en general y a la industria privada en particular, para ofrecerles servicios y soluciones con investigación aplicada, las cuales generarían importantes ingresos.

“Esto puede significar un incremento de ingresos propios, a partir de la utilidad que demuestre la universidad mediante de sus centros de investigación, docentes o incluso estudiantes que puedan realizar trabajos para el empresariado u otras instituciones de la sociedad civil”, apuntó.

En esta línea, Arias señaló que la universidad debe fortalecer las áreas de ingeniería, salud, biología y otras que podrían brindar servicios a la comunidad, generar ingresos y brindar oportunidades laborales para los mismos egresados de estas carreras.

“La UMSA está vendiendo oxígeno en este momento de pandemia, estamos viendo que universidades de Cochabamba y Tarija dan servicios adicionales a la ciudadanía que les permite generar recursos, entonces la universidad tiene que seguir esta visión”, destacó el economista.

Optimizar los gastos

Ambos economistas consideran que la universidad está obligada a racionalizar los gastos y centrar las inversiones en proyectos que realmente favorezcan a la formación e investigación.

“En los últimos años no se hizo un uso eficiente de los recursos, un ejemplo es el famoso estacionamiento (vertical) de la universidad que nadie lo ocupa y es más un elefante blanco”, cuestionó el docente de la ‘Gabriel’.

Arias también observó que, aparte de la caída en los ingresos por una menor actividad hidrocarburífera, el Gobierno central realizó también otros recortes al presupuesto de la universidad y no se tuvo una actitud “contestaria” para impedirlo.

El docente recordó que la UAGRM es la universidad que más estudiantes tiene de Bolivia, pero lamentó que exista una actitud “tan pasiva” y “casi cómplice” de sus autoridades y no se exija el cumplimiento adecuado de la asignación correspondiente.

Se intentó conocer los datos oficiales de la Dirección Administrativa Financiera (DAF) de la UAGRM, sin embargo, hasta el cierre de esta edición, no fueron atendidas las solicitudes que realizó El Universitario.

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.